Panorama de la Narrativa hispanoamericana del siglo XXI (1)

Breve panorama de la narrativa hispanoamericana del Siglo XX.

La literatura hispanoamericana ha obtenido un gran desarrollo a lo largo del XX.

Géneros desarrollados por literatos han sido muy variados, desde la poesía hasta la novela. En todos ellos han sobresalido notable e incluso sobresalientemente.

Se trata de una literatura que ha sabido ayudarse para su desarrollo de la gran riqueza formal, diversidad de temas todo ello a causa del mestizaje entre las culturas hispanas tanto de América como de Europa.

Uno de los vanguardismos más importantes fue el argentino. Al igual que con todas las vanguardias se extendió por medio de revistas y de las más importantes de la época se señala Martín Fierro.

En Buenos Aires se formó un grupo del movimiento surrealista liderado por Aldo Pelegrini. También destaca Enrique Molina que en su obra –Hotel pájaro- fue donde recopiló sus mejores poemas.

El rápido desarrollo que tuvo la novela hispanoamericana durante la década de los sesenta y setenta no ha sido un hecho surgido de improvisto, ha tenido unos largos y valiosos antecedentes. La novela se caracterizará por la mezcla del relato breve fantástico y de la novela temática autóctona. Rubén Darío; Leopoldo Lugones –Las fuerzas Extrañas-, -Cuentos Fatales-; Horacio Quiroga.

Pero la novela también centro su atención en temas político-sociales. La revolución mexicana fue uno de los temas más tratados. –Los de abajo-, sin optar por un punto de vista épico ni idealista, muestra la guerra tal y como fue, con la crudeza con la que se llevó acabo. Ciro Alegría, autor que sufrió una represión por sus ideas políticas tuvo gran extensión en sus obras como –El mundo es ancho y ajeno-.

Mención especial merece el tema del Realismo Mágico ya que es en este marco sociocultural donde se produce la renovación de la narrativa hispanoamericana, iniciada por una generación de escritores nacidos a fines del siglo XIX y principios del XX: el argentino Jorge Luis Borges -Historia de la eternidad-, el guatemalteco Miguel Angel Asturias -El señor presidente- y el cubano Alejo Carpentier -Ecue-Yamba-O.

Pablo Neruda (1904-1973)

Su verdadero nombre era Ricardo Neftalí Reyes, que sustituyó por el pseudónimo literario <<Pablo Neruda>> como homenaje al escritor checo Jan Neruda. En 1934 vino a España donde entró en contacto con los poetas españoles. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971. Murió en 1973 en la capital chilena, unos días después del golpe de Estado que derrocó al gobierno de Salvador Allende.

Es el poeta más importante de la América hispana, después de Rubén Darío.

Su obra poética tiene su primer hito importante en -Veinte poemas de amor y una canción desesperada-. Alejado tanto del modernismo como del vanguardismo, renueva el lenguaje amoroso.

En su período como diplomático experimenta una profunda crisis existencial que se expresa en -Residencia en la tierra-, bucea en las zonas más oscuras de su personalidad, utilizando imágenes tan deslumbrantes como herméticas para transmitir sentimientos de desolación.

A partir de su llegada a España sufre un cambio ideológico fuerte por su descubrimiento del marxismo. Esto repercutió en su estilo, ahora más sencillo y directo y se hace patente en -Tercera residencia-. En esta nueva orientación culmina -Canto general-.

Jorge Luis Borges (1899-1986)

Lector apasionado desde muy niño, vivió con su familia en diversos países europeos, residiendo después en España. Dos años después de su regreso a Argentina, introdujo el vanguardismo en los ambientes literarios de Buenos Aires. Durante largos años Borges fue un escritor poco conocido y valorado. En los años sesenta su obra fue revalorizada en Francia y a partir de entonces empezó a cosechar premios y galardones entre ellos el Premio Cervantes.

Además de destacado poeta, era un extraordinario ensayista que en breves páginas trata cuestiones culturales y literarias. -Inquisiciones-, -Historia e la eternidad-.

Lo mejor de la obra borgiana son sus cuentos:

  • Carácter ilusorio de la realidad
  • Misterio de la identidad
  • Mundo como laberinto
  • Concepción circular del tiempo.

-Historia universal de la infamia-, -Ficciones-, -El aleph-, -El informe de Brodie-. Borges posee un cuento que ha sido utilizado por la filosofía, es su famoso cuento de -Las piedras azules-.

Mario Vargas Llosa (1936)

Escritor peruano, otra de las grandes figuras de la narrativa hispanoamericana. Realizó sus estudios en un colegio militar. Se trasladó a Europa residiendo en Madrid, París, Barcelona y Londres. Mantuvo posiciones izquierdistas en un principio y evolucionó hacia el liberalismo. Nacionalizado español, pertenece a la Real Academia y ha obtenido importantes premios.

Sus ensayos constituyen agudos y apasionados estudios sobre sus obras preferidas, Tirant lo blanc, Madame Bovary…

-La ciudad y los perros-, recoge sus vivencias en el colegio militar limeño Leoncio Prado.

-La casa verde-, se centra en un prostíbulo que marcó su adolescencia

-Conversación en La Catedral-, obra más ambiciosa. Descarnado panorama de la sociedad peruana durante un período de la dictadura. La acción transcurre en un bar llamado “La Catedral”.

-La tía Julia y el escribidor-, relata su juventud, incluyendo a su familia y su primera esposa.

-La guerra del fin del mundo-, reconstruye un suceso de la historia contemporánea de Brasil, una utópica rebelión de campesinos que fue sofocada por el ejército.

¿Quién es Gabriel García Márquez?

Gabriel José García Márquez nació en Aracataca (Colombia) en 1928. Cursó estudios secundarios en San José a partir de 1940 y finalizó su bachillerato en el Colegio Liceo de Zipaquirá, el 12 de diciembre de 1946. Se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cartagena el 25 de febrero de 1947, aunque sin mostrar excesivo interés por los estudios. Su amistad con el médico y escritor Manuel Zapata Olivella le permitió acceder al periodismo. Inmediatamente después del “Bogotazo” (el asesinato del dirigente liberal Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá, las posteriores manifestaciones y la brutal represión de las mismas), comenzaron sus colaboraciones en el periódico liberal El Universal, que había sido fundado el mes de marzo de ese mismo año por Domingo López Escauriaza.

Había comenzado su carrera profesional trabajando desde joven para periódicos locales; más tarde residiría en Francia, México y España. En Italia  fue alumno del Centro experimental de cinematografía. Durante su estancia en Sucre (donde había acudido por motivos de salud), entró en contacto con el grupo de intelectuales de Barranquilla, entre los que se contaba Ramón Vinyes, ex propietario de una librería que habría de tener una notable influencia en la vida intelectual de los años 1910-20, y a quien se le conocía con el apodo de “el Catalán” -el mismo que aparecerá en las últimas páginas de la obra más célebre del escritor, –Cien años de soledad (1967)-. Desde 1953 colabora en el periódico de Barranquilla El nacional: sus columnas revelan una constante preocupación expresiva y una acendrada vocación de estilo que refleja, como él mismo confesará, la influencia de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna. Su carrera de escritor comenzará con una novela breve, que evidencia la fuerte influencia del escritor norteamericano William Faulkner: La hojarasca (1955). La acción transcurre entre 1903 y 1928 (fecha del nacimiento del autor) en Macondo, mítico y legendario pueblo creado por García Márquez. Tres personajes, representantes de tres generaciones distintas, desatan -cada uno por su cuenta- un monólogo interior centrado en la muerte de un médico que acaba de suicidarse. En el relato aparece la premonitoria figura de un viejo coronel, y “la hojarasca” es el símbolo de la compañía bananera, elementos ambos que serían retomados por el autor en obras sucesivas.

En 1961 publicó –El coronel no tiene quien le escriba-, relato en que aparecen ya  los temas recurrentes de la lluvia incesante, el coronel abandonado a una soledad devastadora, apenas si compartida por su mujer, un gallo, el recuerdo de un hijo muerto, la añoranza de batallas pasadas y… la miseria. El estilo lacónico, áspero y breve, produce unos resultados sumamente eficaces. En 1962 reúne algunos de sus cuentos -ocho en total- bajo el título de –Los funerales de Mamá Grande-, y publica su novela –La mala hora-.

Pero toda la obra anterior a –Cien años de soledad- es sólo un acercamiento al proyecto global y mucho más ambicioso que constituirá justamente esa gran novela. En efecto, muchos de los elementos de sus relatos cobran un interés inusitado  al ser integrados en Cien años de soledad. En ella, Márquez edifica y da vida al pueblo mítico de Macondo (y la legendaria estirpe de los Buendía): un territorio imaginario donde lo inverosímil y mágico no es menos real que lo cotidiano y lógico; este es el postulado básico de lo que después sería conocido como realismo mágico. Se ha dicho muchas veces que, en el fondo, se trata de una gran saga americana. Macondo podría representar cualquier pueblo, o mejor, toda Hispanoamérica: a través de la narración, asistimos a su fundación, a su desarrollo, a la explotación bananera norteamericana, a las revoluciones, a las contrarrevoluciones… En suma, una síntesis novelada de la historia de las tierras latinoamericanas. En un plano aún más amplio puede verse como una parábola de cualquier civilización, de su nacimiento a su ocaso.

Tras este libro, el autor publicó la que, en sus propias palabras, constituiría su novela preferida:  –El otoño del patriarca (1975)-, una historia turbia y cargada de tintes visionarios acerca del absurdo periplo de un dictador solitario y grotesco. Albo más tarde,  publicaría los cuentos –La increíble historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1977), y Crónica de una muerte anunciada (1981)-, novela breve basada en un suceso real de amor y venganza que adquiere dimensiones de leyenda, gracias a un desarrollo narrativo de una precisión y una intensidad insuperables. Su siguiente gran obra, –El amor en los tiempos del cólera– se publicó en 1987: se trata de una historia de amor que atraviesa los tiempos y las edades, retomando el estilo mítico y maravilloso. Una originalísima y gran novela de amor, que revela un profundo conocimiento del corazón humano. Pero es mucho más que eso, debido a la multitud de episodios que se entretejen con la historia central, y en los que brilla hasta lo increíble la imaginación del autor.

En 1982 le había sido concedido, no menos que merecidamente, el Premio Nobel de Literatura. Una vez concluida su anterior novela vuelve al reportaje con –Miguel Littin, clandestino en Chile (1986)-, escribe un texto teatral, –Diatriba de amor para un hombre sentado (1987)-, y recupera el tema del dictador latinoamericano en –El general en su laberinto (1989)-, e incluso agrupa algunos relatos desperdigados bajo el título –Doce cuentos peregrinos (1992)-. Nuevamente, en sus últimas obras, podemos apreciar la conjunción de la novela amorosa y sentimental con el reportaje: así en –Del amor y otros demonios (1994)- y –Noticia de un secuestro (1997)-. Ha publicado también libros de crónicas, guiones cinematográficos y varios volúmenes de recopilación de sus artículos periodísticos: Textos costeños, Entre cachacos, Europa y América y Notas de prensa.

Bibliografía

-Blecua, Alberto y Equipo Textor. “Literatura”. Madrid, Santillana, 1997.

-García Márquez, Gabriel José. “Cien Años de Soledad”. Barcelona, Plaza & Janes, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: