Lecturas de arena y sol

Escoger un buen libro es tan importante como la elección del lugar para pasar los días de descanso. Diez escritores han hecho sus recomendaciones veraniegas para los lectores de ELPAÍS.com. Desde un clásico como Arthur Rimbaud hasta una recientemente estrenada novelista sueca, Mari Jungstedt. Literatura negra, cómics, cuentos, poemas… cualquier ejemplar es una buena opción para transportarnos a través de las letras a un nuevo mundo.

Un viaje a la infancia

El madrileño Ray Loriga sugiere una vuelta a la infancia a través de los cuentos recogidos en El vino del estío, del clásico de la ciencia ficción Ray Bradbury. “Este libro encantador nos permite viajar a cualquiera de esos veranos de cuando éramos niños”. El autor de 42 años también recomienda lo que está leyendo en este momento. “Una de esas lecturas falsamente ligeras”, dice. Puede parecer que las obras que uno busca para leer en verano deben ser fáciles y ligeras, pero precisamente porque tenemos más tiempo y la mente más despejada, debe ser un buen momento para darle una oportunidad a un texto algo más denso. Loriga sugiere una obra que responde a estas características: Mounsieur Teste de Paul Valéry. “Pequeño, lleno de grandes ideas, de impresiones y de conversaciones. Un libro en el que en cada página puedes cerrar y llevarte algo cada vez”, asegura.

Conocer a Rimbaud

Ignacio Martínez de Pisón recomienda Prometo ser bueno: Las cartas completas de Arthur Rimbaud. En esta época de descanso, ¿por qué no aprovechar para leer más y mejor? “Se trata de un obra muy interesante”, afirma el autor de la selección de cuentos sobre la guerra civil española, Partes de guerra. Esta lectura permite sin necesidad de leer su biografía conocer al escritor francés, quien tras lograr un éxito brutal con menos de 20 años se apartó de la publicación de libros para estar lo más lejos posible de la fama. Martínez de Pisón explica las razones de su elección veraniega precisamente por la temperatura que evoca el texto. Cree que ésta obra ayudaría a sentir menos el calor. “Debido al clima que el propio Rimbaud describe en las cartas durante sus años de vida en África”. Sugiere asimismo el libro de cuentos de la canadiense Alice Munro, Escapada. “Creo que es la mejor narradora del momento”. En concreto, recomienda el relato que da nombre al libro y que va a ser adaptado para la gran pantalla por la cineasta Jane Campion.

“Una lectura fácil aunque plantea temas muy peliagudos”

La exitosa novela de amor publicada este año, La soledad de los números primos, de Paolo Giordiano, es la proposición de Carme Riera. “Una lectura fácil aunque plantea temas muy peliagudos como la falta de comunicación, la soledad o la afirmación de que todos somos raros”. “Una elección perfecta para estas vacaciones”, afirma esta escritora, quien también invita a leer una novela negra: Nadie lo ha visto, de la autora sueca Mari Jungstedt. “Los Millenium -la mundialmente conocida trilogía del sueco Stieg Larsson- me han gustado y el personaje de Lisbeth me parece una creación genial, pero mi recomendación se lee muy fácil, con mucha pasión, está muy bien atado y mantiene la tensión sin tener que escribir 1.000 páginas”. La autora de El hotel de los cuentos y otros relatos neuróticos sentencia: “No lo he podido dejar hasta el final”.

Poesía para no iniciados

La recomendación que nos deja Fernando Savater es Mil años de poesía europea, una antología poética que ha recogido el académico Francisco Rico. “Una estupenda edición que recopila los mejores poemas de los diez últimos siglos, una buena obra para leer en verano poco a poco. También para los que no se aventuran en la poesía normalmente”.

“Aprender a disfrutar de la vida”

Las hermanas Grimes es la elección de la poetisa argentina Ana María Shua. Esta obra del escritor norteamericano Richard Yates se está reeditando en todo el mundo y Shua cree que es un momento perfecto para volver a esta novela por el dolor y la crueldad que desprende su lectura. “Por muy mal que uno lo esté pasando, siempre le irá mejor que a los personajes de Yates”. El escritor neoyorquino, autor de Revolutionary Road, refleja la frustración de hombres y mujeres ante el prototipo imposible estadounidense. La argentina dice que es ideal para aprender a disfrutar de la vida. No se olvida de los cuentos y recomienda un libro de relatos: La fe ciega de Gustavo Nielsen. “Está lleno de inteligencia, maldad y compasión. Mi preferido es El café de los micros“.

Todo Ripley

“Un todo Ripley para todo el verano”. Esta es la propuesta del escritor Justo Navarro quien nos sugiere ocupar nuestros momentos de lectura con el volumen Tom Ripley de Patricia Highsmith. Cinco novelas que consiguen que quedemos seducidos por este inmoral personaje, a quien el autor de Finalmusik describe como un “asesino triunfante, un héroe resentido al que cada uno pone una cara distinta”.

“Amor y terror en un mismo cuento”

Luisa Castro sugiere Las manos pequeñas, del joven escritor madrileño Andrés Barba. Una obra que mezcla amor y terror en un mismo relato. “Son 100 deliciosas páginas de un tipo de literatura que se hace poco en España y que trata sobre temas muy difíciles de contar de esa manera tan precisa”. Castro también recomienda un ensayo para los amantes del arte: En busca de lo absoluto de Arthur Koestler. “Un ensayo sobre creatividad y sobre la conexión del arte y la ciencia, indispensable”, dice la poetisa y novelista gallega.

Trapiello relee en verano

Curiosa la reflexión de Andrés Trapiello ante la decisión de elegir un libro para las vacaciones. “El verano es para mí tiempo para las relecturas”. El escritor leonés afirma reservar el estío para los momentos “enteramente placenteros”, por lo que en esta época solo lee libros que sabe con seguridad que le van a gustar. “Esa certeza solo se la dan a uno los libros que ya has leído”. Así, Trapiello recomienda a Azorín: “María Fontán, El enfermo o Félix Varga. Extraordinarias siempre, sutiles y elaboradas”. El autor de la novela de amor Los confines encuentra a Azorín cada día que pasa “más moderno de nuestra modernidad”.

Cómic

Paco Roca, Premio Nacional del Cómic por Arrugas, recomienda Dimas de Andreu Martín. La obra supone el regreso del autor a este género tras 15 años sin publicar ninguna historieta gráfica y lo hace acompañado de los dibujos de Sagar Forniés, creador del cómic negro, Bajo la piel. “Sin darnos cuenta de que se nos chamusca el cuerpo bajo el sol de esta refrescante novela ilustrada, que tiene un comienzo trepidante, nos enganchará desde el principio hasta el final”, señala Roca.

Anochecer del hielo en Suecia

La escritora Susana Fortes nos invita a viajar en pleno verano hacia latitudes más frías con Aurora Boreal, de Asa Larsson. “En el norte de Suecia entre la nieve, el crimen y con el anochecer del hielo de fondo, el lector esperará encontrarse con Lisbeth Salander en cualquier momento, en su lugar, aparece una peculiar policía bajita, lista y embarazada que también tiene su punto”, señala la autora de Esperando a Robert Capa.

Todos son libros que se rebozarán de arena, lecturas de aeropuerto, de debajo del porche, de puesta de sol… porque verano significa placer y porque en verano, seguro, siempre habrá lectura: Leamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: