Las memorias del ‘rolling stone’ Keith Richards

Mick Jagger, Charlie Watts y Keith Richards, en una imagen de archivo. | GtresMick Jagger, Charlie Watts y Keith Richards, en una imagen de archivo. | Gtres

Afp | Londres

Parece que las memorias del ‘stone’ Keith Richards van a dar tanto que hablar como su famosa caída de un cocotero. El libro, que saldrá a la venta el próximo 26 de octubre y que llevará por título simplemente ‘Life’, recoge las relaciones entre Mick Jagger y Marianne Faithfull, la cárcel y sus amores.

Los extractos publicados por el diario británico ‘The Times’ revelan los secretos de la historia de los Rolling Stones, una de las bandas más carismáticas del siglo XX. Richards arregla sus cuentas y no se guarda para sí la descripción de las tensas relaciones que mantenía con Mick Jagger, al que llamaba ‘su majestad’ o ‘Brenda’, y al que tacha de “insoportable” a principios de los 80.

“Apreciaba a Mike, pero no he pasado por su camerino en más de 20 años”, asegura el guitarrista, que a veces echaba de menos a su amigo. También afirma que Jagger tiene un “pito pequeño”, en referencia a su órgano sexual, según le reveló Faithfull. Con ella, confiesa, tuvo una pequeña relación mientras la cantante era la novia de Jagger. En una ocasión, revela, fueron sorprendidos en “flagrante delito” y tuvo que huir por una ventana

El guitarrista también cuenta un viaje por España con Brian Jones, uno de los fundadores del grupo, y la novia de éste, Anita Pallenberg, modelo, actriz, diseñadora y habitual de The Factory de Warhol. Ella le comenzó a realizar una felación en un coche para su sorpresa. “Todavía recuerdo el olor de los naranjos en Valencia. Cuando se sale con Anita Pallenberg por primera vez, no se olvidan los detalles”. Pallenberg tuvo después dos hijos con Richards.

Otro momento glorioso de su vida fue cuando le detuvieron en Londres después de haber consumido ácidos: “Llamaron a la puerta y miré por la ventana. Vi que estaba lleno de enanos, todos con los mismos trajes. Resulta que eran agentes pero yo no me di cuenta. Parecían personas pequeñas vestidas de azul oscuro y con cascos brillantes. Les dije que entraran, que hacía frío fuera”. La noche terminó en comisaría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: