Juan Gabriel Vásquez gana el Premio Alfaguara 2011

Juan Gabriel Vásquez

El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez.- CRISTÓBAL MANUEL

Premio Alfaguara de novela 2011. La historia de un premio literario

VIDEO – GRUPO SANTILLANA – 21-03-2011

– GRUPO SANTILLANA

Foto

Fragmento del ‘El ruido de las cosas al caer’, de Juan Gabriel Vásquez

DOCUMENTO (PDF – 17,97Kb)

El Premio Alfaguara ha recaído este año en uno de los jóvenes autores en lengua española cuya obra más unanimidad ha despertado en los últimos tiempos: el colombiano afincado en Barcelona Juan Gabriel Vásquez. Nacido en Bogotá en 1973, Vásquez ha obtenido el galardón por El ruido de las cosas al caer, una novela que el jurado ha presentado como “un negro balance de una época de terror y violencia”, en una capital colombiana “descrita como un territorio literario lleno de significaciones”. Para ese balance, el novelista se vale de los recuerdos y peripecias de Antonio Yammara, empezando por la “exótica fuga y posterior caza de un hipopótamo, último vestigio del imposible zoológico con el que Pablo Escobar exhibía su poder”. Al dubitativo Yammara se suma la figura de Ricardo Laverde, un antiguo aviador de tintes faulknerianos que ha pasado 20 años en la cárcel y que, en cierto sentido, representa a la generación de los padres del protagonista.

“Un premio como este me sirve para mantenerme firme en mi idea de la literatura”, ha señalado el galardonado por videoconferencia. El jurado de la XIV edición del Premio Alfaguara -dotado con 175.000 dólares (133.306 euros)- ha estado presidido por Bernardo Atxaga y compuesto por el escritor venezolano Gustavo Guerrero, la librera madrileña Lola Larumbe (de la librería Rafael Alberti), la actriz Candela Peña, la narradora y directora de la Casa de América de Madrid Imma Turbau, y Juan González, Director Global de Contenidos de Ediciones Generales de España y América.

Juan Gabriel Vásquez, que amplió estudios en París antes de instalarse en Barcelona en 1999, había publicado dos novelas de (extrema) juventud cuando dio a conocer su obra madura (publicada íntegramente en Alfaguara) con el libro de relatos Los amantes de Todos los Santos (2001). Le seguirían las dos novelas que le han consagrado como uno de los grandes escritores de su generación: Los informantes (2004) e Historia secreta de Costaguana (2007). Si las versiones originales cosecharon los elogios de escritores como Mario Vargas Llosa, Juan Marsé, Javier Cercas o Enrique Vila-Matas, sus traducciones fueron ponderadas por, entre otros, John Banville y Colm Toibin. Vásquez es también autor de la brillante recopilación de ensayos sobre literatura El arte de la distorsión (2009).

Hasta el momento han obtenido el Premio Alfaguara de Novela: Caracol Beach de Eliseo Alberto y Margarita, está linda la mar de Sergio Ramírez (ambos ganadores de la primera edición), Son de Mar de Manuel Vicent, Últimas noticias del paraíso de Clara Sánchez, La piel del cielo de Elena Poniatowska, El vuelo de la reina de Tomás Eloy Martínez, Diablo Guardián de Xavier Velasco, Delirio de Laura Restrepo, El turno del escriba de Graciela Montes y Ema Wolf, Abril rojo de Santiago Roncagliolo, Mira si yo te querré de Luis Leante, Chiquita de Antonio Orlando Rodríguez, El viajero del siglo de Andrés Neuman y El arte de la resurrección, de Hernán Rivera Letelier.

Difusión intercontinental

Todos ellos tuvieron una difusión intercontinental y presentaron sus obras en casi todos los países de habla hispana a lo largo del año de promoción. El éxito de sus obras se ha reflejado también en las traducciones contratadas a otras lenguas y en el interés que ha mostrado el cine en algunas de ellas, como la película Son de Mar, dirigida por Bigas Luna y basada en la novela homónima de Manuel Vicent.

 

Mario Vargas Llosa se encuentra con su destino

J. ERNESTO AYALA-DIP

Escritores latinoamericanos

Resulta cuando menos curioso que el mejor libro que se escribió sobre la personalidad y obra del premio Nobel Gabriel García Márquez, lo haya escrito el flamante hoy también premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Hablamos de García Márquez: historia de un deicidio. Simetrías del azar y de la alta estética narrativa. Alguna vez dijo el gran escritor peruano que los únicos límites de la novela realista son la realidad, “que no tiene límites”

Dicha sentencia tenía que ver con una de las características esenciales de su novela La ciudad y los perros (1963), obra con la que el escritor adquiere su consagración y prestigio internacionales. Y con motivo de este mismo título agregó entonces que la realidad supone la existencia de las pesadillas de Kafka, el empeño psicológico hecho prodigio verbal de Proust, el orbe mítico de Carpentier, las empecinadas y tortuosas búsquedas de Dostoiesvsky, la luminosa objetividad de Hemingway. Vargas Llosa escribió muchas novelas. Algunas de ellas ya forman parte de lo mejor que se escribió en castellano. Como la citada La ciudad y los perros, donde se juntan la representación de un habla popular, inmediata, con el uso exacto del monólogo interior.

Estoy seguro que los lectores del escritor se dividen entre los que prefieren Conversación en la Catedral (1971) y los que se quedan con La guerra del fin del mundo (1981). Aunque bien pudiera haber un tercer grupo que se quedara con las dos. Como un servidor. En ambas novelas se reflejan dos maneras diferentes de enfrentarse al hecho literario. En la primera, proyecto totalizante, las corruptelas políticas peruanas (más un puntilloso detalle de perversiones) en el marco de un gran despliegue de recursos narrativos; en la segunda, con un cambio de mapa geográfico e histórico, una reinterpretación libresca de Os sertoes, del escritor brasileño Euclides da Cunha, y una poderosa metáfora de los fanatismos ideológicos y religiosos de la sociedad contemporánea. Mario Vargas Llosa se alimenta de fuentes estrictamente literarias. Fuentes decimonónicas. Flaubert garantiza el respeto por la frase, los tiempos verbales exactos para generar la sensación de tiempo íntimo, histórico y novelístico. Y Víctor Hugo, la función ética, la escritura titánica.

La versatilidad de Vargas Llosa es encomiable. Como lo demuestra Elogio de la madrasta (1988), una verdadera ofrenda a lo mejor de la literatura erótica. Su riqueza conceptual alcanza estratos sociales, psicológicos; en el nivel de las estrategias narrativas son estudiados y aplicados con precisión quirúrgica el espacio, el tiempo, las voces narradoras y puntos de vistas. Todo en pos de su máxima literaria: la verdad de las mentiras.

Ensaya la novela de misterio policiaco insertada en el espacio del terrorismo político del Perú de los años noventa: Lituma en los Andes (1993): una novela amarga si se atiende su desilusión por las proclamas políticas cuando conducen al sectarismo y a la deshumanización de los medios empleados para alcanzar unos fines no menos inconfesables. La fiesta del Chivo (2000), probablemente una de las mejores novelas sobre dictadores que se escribió en castellano. Soy un admirador incondicional de sus dos últimas novelas: El paraíso de la otra Esquina (2003) y Travesuras de la niña mala (2006).

En la primera convergen algunas de las pasiones literarias de Vargas Llosa: la gran novela decimonónica, el trazo naturalista, el esbozo entre folletinesco y melodramático, la fascinación histórica y la trascendencia moral. Y en la segunda descuella la capacidad del autor para crear una heroína de tanto calado irónico como humano. Las ideas políticas de Mario Vargas Llosa, su defensa de ciertas políticas neoliberales pueden que no lo hagan demasiado simpático a mucha gente. Podríamos decir, como Marx decía de Balzac, que el autor de La casa verde es políticamente conservador pero en el terreno del arte de la ficción es progresista. Yo tampoco comparto muchas opiniones de Vargas Llosa sobre muchas cosas en las que se siente obligado a opinar. Pero en la concepción que tiene de la novela y, a través de ésta, de la realidad, siempre estoy y estaré de acuerdo con él. Pero, vaya, me dejaba otra joya literaria, La tía Julia y el Escribidor (1977). La combinación perfecta de alta literatura y una deslumbrante simulación de literatura popular, además de un inestimable ejercicio de literatura autobiográfica.

*Crítico literario

El libro ‘Catedrales’ recibe el premio Hislibris al mejor ensayo histórico 2009

//

ELMUNDO.es | Madrid

El libro ‘Catedrales. Las biografías desconocidas de los grandes templos de España'(La Esfera de los Libros), del ilustrador y escultor Miguel Sobrino ha sido galardonado con el Premio Hislibris al Mejor Ensayo Histórico 2009. La obra es una auténtica narración “biográfica” sobre veinticinco catedrales españolas que reivindica el valor humano de estos edificios.

Miguel Sobrino recibió el galardón, el Celedonio, de manos del periodista Juanjo de la Iglesia y de los responsables de Hislibris, la página web que es un punto de encuentro para aquellos que disfrutan de los libros de historia y con historia. Esta pequeña aldea virtual que trata de acercar la historia a través de la literatura, cumple precisamente este año su quinto aniversario.

‘Catedrales’ ha tenido una magnífica acogida ya que refleja tanto en sus textos como en sus ilustraciones la verdadera dimensión de los grandes templos de las ciudades españolas. Sobrino intenta demostrar que la realidad de estos lugares es mucho más fascinante que su leyenda.

En la actualidad la costumbre es ver estas ‘sedes’ como museos inmaculados y silenciosos, pero esta visión se aleja del propósito de estas magníficas construcciones. Las catedrales eran centros dedicados a Dios, pero también lugares de encuentro y reuniones de negocio, zonas de juego para los niños y verdaderas continuaciones techadas de las calles y plazas de las ciudades.

El autor refleja que las catedrales no sólo tenían una función religiosa sino que también servían para administrar la justicia, como lonjas de comercio donde los mercaderes discutían y cerraban tratos o incluso para el reparto de las aguas de riego, como es el caso de Valencia.

Los premios Ortega y Gasset 2010

Los Premios Ortega y Gasset de Periodismo han reconocido en su vigésimo séptima edición el trabajo de investigación del caso Gürtel realizado por el diario EL PAÍS, la trayectoria profesional de Jean Daniel y el conjunto de piezas publicadas en Internet por Judith Torrea en su blog Ciudad Juárez, en la sombra del narcotráfico. El galardón a la mejor fotografía ha sido para el reportaje Somalia en el fin del mundo del fotógrafo José Cendón publicado en el Magazine de La Vanguardia.

El jurado de los Premios Ortega y Gasset de Periodismo, reunido hoy y presidido por Miguel Zugaza, director del Museo del Prado, ha estado compuesto por Daniel Monzón, María Garaña, Daniel Samper y los cuatro directores de EL PAÍS desde su fundación: Juan Luis Cebrián, Joaquín Estefanía, Jesús Ceberio y Javier Moreno.

El premio al mejor trabajo de periodismo impreso ha sido concedido a la labor de investigación sobre el caso Gürtel de EL PAÍS, un trabajo conjunto del equipo de la sección de Nacional y de la redacción en Valencia dirigido por el subdirector del periódico José Manuel Romero. El jurado ha valorado el “excelente trabajo” de la redacción del diario que “fue capaz de descubrir y denunciar este gran escándalo de corrupción política, frente a los innumerables intentos de muchos sectores por ocultar la verdad”.

El galardón al mejor trabajo publicado en Internet ha sido para Judith Torrea por su blog Ciudad Juárez, en la sombra del narcotráfico. El jurado ha distinguido “el tratamiento de uno de los dramas más graves y brutales de nuestro tiempo”.

En la categoría de periodismo gráfico, el premio ha recaído en el reportaje Somalia en el fin del mundo, firmado por José Cendón y publicado en el Magazine de La Vanguardia por su “alto valor humano” y por la calidad técnica de unas instantáneas conseguidas “en circunstancias especialmente conflictivas”.

En el apartado de mejor trayectoria profesional, el Ortega y Gasset reconoce al periodista francés de origen argelino Jean Daniel. El jurado considera a Daniel, amigo y colega de Albert Camus y fundador y director de Le Nouvel Observateur, “exponente de un periodismo culto y de alta calidad”.

Los galardones, concedidos por el diario EL PAÍS y dotados con 15.000 euros en cada una de las categorías y una obra conmemorativa de Chillida, se entregarán el próximo 4 de mayo en Madrid.

Para Escritores Jovenes: Otro Cielo en internet

Otro Cielo en internet
Por Juan Manuel Candal
Si sos un joven escritor de cuentos ¿dónde podés publicar para hacerte leer?. Sale pronto un nuevo sitio web: otrocielo.com.

Ver:
Casi ochenta años atrás, Victoria Ocampo fundaba la mítica revista literaria “Sur”, por cuyas páginas pasarían entre otros nada menos que Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y José Bianco. Tuvo jefes de redacción como Guillermo de Torre, el mismo Borges, Raimundo Lida, Ernesto Sábato, María Luisa Bastos, Nicolas Barrios Lynch y Enrique Pezzoni.

Año 2010. La realidad argentina no muestra particular interés por la literatura. Pero menos por el mundo del cuento. Y menos aún, por algo que parece tan arcaico como una revista literaria. Estamos, después de todo, en la era de la imagen visual. “Una imagen vale más que mil palabras” repiten por boca de loro aquí y allá, pero como respondió un escritor alguna vez: “Sí, pero resulta que aún no han encontrado una imagen que pueda transmitir esa idea.”

En un país en el que no se lee, internet trajo grandes oportunidades, pero sobre todo, un puñado elefántico de espejitos de colores. Se leen blogs, porque se escriben blogs. Se pegan fotos de las vacaciones y se narran las vivencias más o menos mundanas de los adolescentes de una generación educada por la TV, la computadora y la Play Station. En medio de éste panorama, algún tiempo atrás, casi como pidiendo permiso, algunas revistas literarias habían encontrado un espacio en la red. Evitando así los gastos de la publicación en papel y su distribución, parecía una excelente plataforma para relanzar ésta vieja tradición vernácula.

Pero no iba a ser así. La mayoría de las revistas literarias online se encuentran hoy abandonadas, sin señales de vida. Existen algunos casos aislados: “La comunidad inconfesable”, entre cuyos responsables está Oliverio Coelho. Allí se publican textos de un máximo de 99 palabras, buscando así llegar al lector moderno, que siempre está apurado y de pasada. También la revista-blog “Axolotl”, “La Idea Fija” y “Axxon”, pero se trata de publicaciones virtuales sin una circulación demasiado previsible (algunas salen 2 veces al año, otras cuatrimestralmente), y generalmente apuntadas a un género particular como la ciencia ficción, el terror, o el relato fantástico.

Pregunta: ¿si usted es un joven escritor y tiene una amplia producción en materia de cuentos, entonces, adónde lo envía? ¿Dónde conseguirá hacerse leer? Eso mismo era lo que nos preguntábamos los que a partir de este marzo de 2010 llevamos adelante “Otro Cielo”. Se trata de, una vez más, una revista literaria online. ¿Qué hay de nuevo, entonces? Antes que nada, cada número pretende ser una suerte de “antología de ilustres desconocidos”, seleccionando y publicando cuentos (no publicamos poesía, fragmentos de novela ni ensayos) sin restricción de género, de escritores hispanoparlantes que estén escribiendo y no tengan un lugar establecido en el mundo de las editoriales. Pero también nos “apadrina” un escritor reconocido distinto cada mes, a quien le solicitamos un cuento y una entrevista. Buscamos acercar ambos mundos: el de los escritores de cajón y el de los autores de librería. En las entrevistas indagamos sobre su relación con la industria, con su obra, con la literatura en general. En el primer número contamos con Juan Terranova. Para el segundo ya entrevistamos a Gustavo Nielsen, y estamos arreglando la agenda para incluir luego a Pedro Mairal, Samanta Schweblin, Laura Meradi y Andrés Neuman. Todos ellos se han mostrado interesados en participar.

Nuestro compromiso, entonces, es el de mantener este nivel mes a mes, y fundar un espacio sólido, estable, creíble, con el que cualquiera pueda comunicarse para enviar su material. Nuestro trabajo será leerlo y debatirlo. Podrá ser publicado o no, pero procuramos mantenernos en contacto con quienes envían sus relatos, brindar una respuesta clara y en un tiempo lógico (por lo general menos de un mes), respetando a todos los que nos confían sus obras.

Hoy por hoy, nuestro espacio está en la red: en el sitio y en formato PDF imprimible y gratuito. Buscamos aportar una esquina en busca de los espacios literarios perdidos. No somos “Sur”, no está Victoria Ocampo en la oficina, ni Borges anda deambulando por la redacción, pensando en su Aleph o en sus inmortales. Pero en “Otro Cielo” está el deseo de seguir apostando por la literatura argentina y latinoamericana. Apostamos por nosotros porque apostamos por nuestros escritores y por nuestros lectores. Desde ya, están todos bienvenidos.

Sitio web: http://www.otrocielo.com/

Para envío de cuentos, consultar la convocatoria en: http://www.otrocielo.com/envios.html

Información: info@otrocielo.com

Chileno Hernán Rivera Letelier gana Premio Alfaguara en España

Fotografía de archivo del 24 de abril de 2003, del escritor chileno Hernán Rivera Letelier quien ganó hoy, lunes 22 de marzo de 2010, con su obra "El arte de la resurrección", el Premio Alfaguara de Novela, que está dotado con 175.000 dólares y está considerado uno de los de mayor prestigio del ámbito hispánico. El fallo del premio lo ha hecho público el presidente del jurado, el novelista y articulista español Manuel Vicent, en un encuentro con escritores y periodistas que ha tenido lugar en la sede central del grupo editorial Santillana, en Madrid. EFE/ARCHIVO/LEO LA VALLE
Fotografía de archivo del 24 de abril de 2003, del escritor chileno Hernán Rivera Letelier quien ganó hoy, lunes 22 de marzo de 2010, con su obra “El arte de la resurrección”, el Premio Alfaguara de Novela, que está dotado con 175.000 dólares y está considerado uno de los de mayor prestigio del ámbito hispánico. El fallo del premio lo ha hecho público el presidente del jurado, el novelista y articulista español Manuel Vicent, en un encuentro con escritores y periodistas que ha tenido lugar en la sede central del grupo editorial S


Por JORGE SAINZ

The Associated Press

MADRID — El escritor chileno Hernán Rivera Letelier fue distinguido el lunes con el Premio Alfaguara de novela en España por “El arte de la resurrección”, que cuenta las andanzas de un personaje de la vida real en el Chile de principios del siglo XX que se creía la reencarnación de Cristo.

El galardón, uno de los más prestigiosos para textos inéditos en lengua española, está dotado de 175.000 dólares y se anunció en una breve comparecencia de prensa en Madrid.

El presidente del jurado, el autor español Manuel Vicent, valoró el “aliento y la fuerza narrativa” de la novela, así como la creación de una geografía personal a través del “humor, el surrealismo y la tragedia”.

“La primera impresión fue un poco de incredulidad”, dijo Rivera Letelier vía telefónica desde Chile. “Estoy muy contento”.

El autor chileno expresó que “El arte de la resurrección” narra la historia de un iluminado. Un hombre que recorría el desierto de Chile en 1930 predicando y haciendo milagros.

“Es una historia de un tipo real, pero esta escrita como una novela”, explicó.

Nacido en 1950, Rivera Letelier es autor de novelas conocidas como “Canción para caminar sobre las aguas”, “Mi nombre es Malarrosa” y “La contadora de películas”, entre otras.

Más de 500 manuscritos procedentes de España y América Latina concurrieron este año al Alfaguara, que cumple su 13ª edición. El año pasado, el ganador fue el argentino Andrés Neuman con “El viajero del siglo”.

El escritor chileno recibirá en los próximos meses el premio en una ceremonia en Madrid, justo cuando “El arte de la resurrección” salga a la venta en España y Latinoamérica.

En Internet:

http://www.alfaguara.com/

Fernando Marías gana el Premio Primavera de Novela

“Las mujeres adelantan por la izquierda al poder masculino y eso está provocando un hermoso terremoto. Quien hoy no se pare a escuchar a las mujeres se lo perderá todo”. Lo dice el escritor Fernando Marías (Bilbao, 1958), que ganó esta mañana el Premio Primavera de Novela, dotado con 200.000 euros, con Todo el amor y casi toda la muerte. La editorial Espasa, que publicará la obra el próximo 6 de abril, le ha pedido que no hable del contenido de su novela y el escritor, en conversación telefónica con este periódico, trata de nadar y guardar la ropa: “El argumento del libro es la oscuridad que hay dentro de mí”, dice. Y también: “Trata de un hombre perdido que está buscándose a sí mismo y tres mujeres, una real y dos fantasmas”.

Entre tanto, la descripción de Ángel Basanta, miembro del jurado es ésta: “Una intriga policíaca con una historia convertida en tragedia, que sucedió a finales del siglo XIX y principios del XX y que se proyecta con unos crímenes que se investigan en el XXI”. Ese jurado -que estuvo presidido por Ana María Matute y declaró finalista a María Tena con La fragilidad de las panteras– destacó que Fernando Marías había sabido conciliar fantasía y realidad, razón y locura, realidad y ficción. Y Marías está de acuerdo: “Es mi mejor libro”. El autor la define también como “novela autopsicoanalítica” y subraya el riesgo de bucear dentro de lo que él mismo haya podido “hacer mal” en su vida: “Si uno escribe una novela histórica sobre una batalla del pasado se arriesga menos que si escribe sobre algo que le afecta”. Y lo que él le afecta es, dice, una historia cuyo detonante es autobiográfico: Marías pasaba unas vacaciones en un hotel de lujo con una mujer con la que empezaba una relación cuando descubrió que en la habitación no estaban solos: “Seguro que nadie me cree, pero esto ocurrió”.

Ganador del premio Nadal en 2001 con El niño de los coroneles (Destino), Fernando Marías debutó en 1991 con La luz prodigiosa, una novela que fantaseaba con la posibilidad de que Federico García Lorca hubiera sobrevivido, maltrecho mentalmente, a su fusilamiento. Refugiado durante años en un convento de monjas, el poeta seguiría viviendo en Granada sin saber su verdadera identidad. Protagonizada por Alfredo Landa, la obra fue llevada al cine en 2003 por Miguel Hermoso y su argumento se convirtió en una leyenda urbana que llegó a alcanzar gran eco cuando, en noviembre pasado, no se encontraron los restos del autor de Romancero gitano en el lugar en la fosa de Alfacar, el lugar en el que se suponía que estaban: “Es algo entre kafkiano y cómico”, cuenta Marías. “En Granada me contaban como de toda la vida una historia que me había inventado yo. Como es algo muy verosímil, ahí está. Y lo cierto es que el cadáver de Lorca sigue sin aparecer”.

Además de por el premio Primavera, el escritor está especialmente contento con la adaptación que el director Daniel Calparsoro rodará en breve de Invasor, su novela sobre la guerra de Irak. La financiación correrá a cargo de los productores de Celda 211.

Salvadoreña gana premio Casa de las Américas en dramaturgia

La escritora nacional Jorgelina Cerritos obtuvo el primer lugar entre 138 obras concursantes, en la categoría de teatro, por su obra  “Al otro lado del mar”. Ningún escritor salvadoreño había ganado un primer puesto de Casa de las Américas desde 1978.

Rodrigo Baires Quezada

La escritora salvadoreña Jorgelina Cerritos obtuvo el premio de teatro en la 51a. edición del certamen Casa de las Américas, de Cuba, por su obra “Al otro lado del mar”. Los jurados de uno de los más prestigiosos premios de Latinoamérica destacaron, en su resolución del jueves, que entre los méritos de la pieza figuran la destreza del diálogo y la limpieza de su estructura dramática.

“Todo esto me tomó por sorpresa. El jurado dio su dictamen el jueves por la noche y los organizadores me mandaron un correo… Pero fue hasta hoy (viernes), después que un amigo me habló para felicitarme, que me di cuenta. Entonces fui a abrir mi correo electrónico y ahí tenía la notificación oficial desde ayer”, dijo la escritora, de 38 años, parte del colectivo teatral Quinto Piso.

Durante tres años, Jorgelina Cerritos recogió insumos para darle vida a la obra. “Ya el proceso de escritura de la pieza fue entre abril y septiembre de 2009.  Saliendo de escribirla fue que la mandé a concursar a Casa de las Américas, que es una de las instituciones más prestigiosas del continente”, comentó la dramaturga.

El director cubano Raúl Martín, y los dramaturgos Peky Andino, de Ecuador, y Sara Joffre, de Perú, integraron el jurado que revisó 138 piezas teatrales antes de otorgar el primer lugar a la salvadoreña.

“Al otro lado del mar”, en palabras de su autora, es una metáfora sobre la búsqueda de la identidad del ser humano en un diálogo entre dos personas, quienes se encuentran de una manera inverosímil en una playa desierta. “Él habla del futuro; ella, del pasado… Ahí se plasma que el ser humano es más que un nombre, una dirección postal… es un pasado con sus experiencias; y un futuro incierto lleno de sueños y aspiraciones”, dijo.

Según el acta del jurado, el diálogo entre los dos personajes dan forma a una “una pieza cargada de poesía, donde la sencillez de la propuesta para la escena encierra, a la vez, una profunda e inteligente reflexión sobre la condición humana”. El jurado de Casa de las Américas también destacó las grandes posibilidades que, con economía de medios, brinda la obra para actores y directores.

La secretaria de Cultura de El Salvador, Breny Cuenca, expresó su satisfacción por el triunfo de Cerritos. “Estamos muy felices por este gran reconocimiento para Jorgelina. Primero por la dramaturgia nacional; segundo porque es una mujer salvadoreña; y tercero, porque es un reconocimiento importante para el colectivo de escritores salvadoreños”, dijo.

Cerritos es la primera salvadoreña en ganar el premio de Casa las Américas desde 1978, cuando Claribel Alegría se hizo con el primer puesto en la rama de poesía con su obra “Sobrevivo”.  Anteriormente, los escritores nacionales Luis Díaz Chávez (“Pescador sin fortuna”, cuento 1961),  Roque Dalton (“Taberna y otros lugares”, poesía 1969) y Manlio Argueta (“Caperucita en la zona roja”, novela 1977), también ganaron sendos premios del certamen.

Convocatoria y Bases de Los Ortega y Gasset al mejor periodismo

Para la modalidad de periodismo impreso deberán presentarse dos ejemplares originales de la publicación. En el caso de la digital habrán de remitirse las obras tras cumplimentar el formulario disponible en la dirección http://www.premiosortegaygasset.com. Los aspirantes gráficos deben enviar copias de las instantáneas, un duplicado en CD y DVD y un ejemplar del periódico o revista donde hayan sido difundidas. Y para optar al premio a la trayectoria se remitirán dos copias con los méritos de los profesionales o medios.

Los Premios Ortega y Gasset de Periodismo celebran este año su vigesimoséptima edición con la vocación de reconocer los mejores trabajos publicados en español en cualquier país del mundo en 2009. EL PAÍS convoca este premio en cuatro categorías: periodismo impreso, digital, gráfico y trayectoria profesionaly deberán ser presentados antes del 31 de marzo. El fallo se hará público a través del diario y se conocerá antes del 30 de abril. Los premios están dotados con 15.000 euros y una obra de Eduardo Chillida.

El jurado del premio literario cubano Casa de las Américas estudia 400 obras

El jurado de la edición 51 del Premio Literario Casa de las Américas de Cuba se reúne hoy, lunes 10 de enero del 2010, en La Habana (Cuba) para la evaluación de las más de 400 obras en concurso, presentadas por autores de 22 países. Intelectuales de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Cuba, Perú, Venezuela y Reino Unido integran el jurado que anunciará su fallo el próximo 28 de enero en la capital de la isla.
El jurado de la edición 51 del Premio Literario Casa de las Américas de Cuba se reúne hoy, lunes 10 de enero del 2010, en La Habana (Cuba) para la evaluación de las más de 400 obras en concurso, presentadas por autores de 22 países. Intelectuales de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Cuba, Perú, Venezuela y Reino Unido integran el jurado que anunciará su fallo el próximo 28 de enero en la capital de la isla.

STR / EFEPor EFE

LA HABANA

El jurado del premio literario cubano Casa de las Américas, al que aspiran más de 400 obras enviadas por autores de 22 países, comenzó hoy en La Habana sus deliberaciones, que terminarán el próximo día 28 con la entrega del fallo.

Integran el jurado intelectuales de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Cuba, Ecuador, Perú, Venezuela y Reino Unido que permanecerán una semana en Cienfuegos, ciudad del centro de la isla, informaron los organizadores al presentar al grupo en un acto al que asistió el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón.

Habrá un premio especial de ensayo dedicado al “Bicentenario de la emancipación Hispanoamericana”, que fallarán la venezolana Carmen Bohórquez y los cubanos Juan Valdés y Pedro Pablo Rodríguez (fue sustituido a última hora por razones de salud el ecuatoriano Bolívar Echeverría).

La argentina Graciela Aráoz, el colombiano Jotamario Arbeláez, el chileno José María Memet y el cubano Marino Wilson Jay evaluarán las obras de poesía.

En teatro, la responsabilidad recaerá en el ecuatoriano Peky Andino, la peruana Sara Joffré y el cubano Raúl Martín.

A su regreso a La Habana para anunciar el fallo, los jurados participarán en la presentación de los libros premiados en 2009 y en conferencias y exposiciones de artes plásticas.

« Older entries