Más de 600.000 personas acuden a la cita con los libros en Guadalajara

La escena se desarrolla en una peluquería de Ciudad Juárez: un mando de la policía está cortándose el pelo junto a su esposa. Dos tipos irrumpen en el local. Al agente sólo le da tiempo de ver por el espejo, como si se tratara de un gran televisor, la retransmisión en directo de su propio asesinato…

Lo anterior no es el principio de una novela de Élmer Mendoza. O, al menos, no todavía. Sucedió hace unas horas, en la ciudad más violenta de México. Al tiempo, en Guadalajara, miles de personas -la mayoría muy jóvenes- seguían con devoción las últimas horas de la Feria Internacional del Libro (FIL). Durante los últimos días, las dos ciudades han representado fielmente las dos realidades que conviven en México. En la ciudad fronteriza, los carteles del narcotráfico han seguido asesinando a un ritmo de siete muertos diarios, los empresarios han denunciado que hasta el Ejército los extorsiona y el tejido social ya no es más que un trapo hecho jirones. En la capital de Jalisco, sin embargo, da la cara con fuerza otro país muy distinto.

Tan sólo con echar un vistazo a los últimos meses se constata que México sigue siendo -o lo es cada día más- un referente de la cultura en español. En mayo, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana fue otorgado al poeta mexicano José Emilio Pacheco. A principios de junio, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias. Y hace tan sólo unos días, otra vez Pacheco tuvo la alegría de saber -él y todos los que le quieren en México- que también el Premio Cervantes se engrandecerá con su nombre. Algún malintencionado podría objetar: sí, pero todos esos premios tienen cierto aroma de alcanfor, son concedidos a instituciones o escritores que proceden de otra época. Nada más lejos de la realidad.

Lo importante de la Feria de Guadalajara, lo que deja a todos “zurimbos, patidifusos y turulatos” (así dijo sentirse Pacheco tras la concesión del Cervantes), es la edad tan temprana de quienes llenan los pasillos de la FIL, de muchas de las más de 600.000 personas que se pasaron durante los últimos días por aquí para extasiarse con la palabra fluida de Mario Vargas Llosa, para reírse con las ocurrencias de José Emilio Pacheco, para venerar a Carlos Fuentes y a Carlos Monsiváis, para disfrutar con las ocurrencias y la buena escritura de Juan Villoro, con los poemas de Luis García Montero y de Manuel Rivas, con los últimos cuentos de Elena Poniatowska… Y, no por otra cosa, sabedoras de que el futuro está aquí, las principales editoriales, y también las que algún día lo quieren ser, apuestan por Guadalajara y desembarcan con todo. Jorge Herralde quiso celebrar también aquí los 40 años de Anagrama, Beatriz de Moura se congratuló de que al premio de novela de Tusquets -dado a conocer también aquí- se presentaran 612 manuscritos de toda América Latina, y Santillana vivió la emoción íntima de ver nacer -también aquí- un premio de ensayo sostenido por la memoria de Isabel Polanco…

Y no se trata sólo de percepciones. Ni la crisis, que está golpeando México con especial dureza, se ha hecho notar, según algunos editores consultados. Una vieja canción del andaluz Carlos Cano decía: “Granada vive en sí misma tan prisionera que sólo tiene salida por las estrellas”. Desde aquí, espantados por las noticias que llegan de Ciudad Juárez, pero reconfortados por el amor de los jóvenes a la poesía, no sería exagerado añadir que, hoy por hoy, México sólo tiene salida por la cultura.

Anuncios

I Premio Isabel Polanco

Más de 100 personalidades lationamericanas eligen a los 10 personajes más influyentes de su historia contemporánea

Escribir ayuda a pensar mejor, con mayor claridad, y aumenta la necesidad de comunicar. Ésa podría ser la idea que sustenta el Premio Internacional de Ensayo Isabel Polanco que en su primera edición recayó en el historiador cubano Rafael Rojas (Santa Clara, Cuba, 1965) por la obra Repúblicas de aire. Utopía y desencanto en la Revolución de Hispanoamérica. El acto de entrega se realizará mañana en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), impulsora de este galardón junto con la Fundación Santillana. La FIL se inaugura hoy y se prolonga hasta el 6 de diciembre en la ciudad mexicana.

El título del libro de Rojas se refiere a una frase de Simón Bolívar, mientras se debatía entre la empresa utópica en la que se había embarcado, la elaboración de unas constituciones casi perfectas y la realidad de unos países que difícilmente respondían a ellas: “Estamos construyendo repúblicas aéreas, repúblicas de aire”. El libro retrata ocho relevantes figuras del “momento republicano”, como dice su autor, entre 1810 y 1830. Estos personajes son los venezolanos Simón Bolívar y Andrés Bello, el peruano Manuel Lorenzo de Vidaurre, el ecuatoriano Vicente Rocafuerte, los mexicanos Lorenzo de Zavala y fray Servando Teresa de Mier, y los cubanos José María Heredia y Félix Varela.

El Premio Isabel Polanco, dotado con 100.000 dólares y una escultura de Martín Chirino, se instituyó en memoria de la consejera delegada del Grupo Santillana e hija del fundador del Grupo Prisa, fallecida en 2008.

México enciende su pasión por los libros

Feria del Libro de Guadalajara

Los tatuajes no se borran. Por eso hay tipos que se tatúan el nombre de la amada como prueba de su amor infinito. El alcalde de Los Ángeles fue más allá. Nieto de uno de los millones de mexicanos que cruzaron el río Grande buscando fortuna, se enamoró perdidamente de una mujer y decidió incorporar su apellido al suyo. Antonio Villa pasó a ser Antonio Villaraigosa. Para siempre. Para mucho después de que aquel amor muriera. Ayer, Villaraigosa volvió a la tierra de sus abuelos. Para inaugurar, como orgulloso primer alcalde mexicano de Los Ángeles, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). Tal vez la única feria donde la literatura se vive, de forma colectiva, con la pasión de un tatuaje en la piel.

Villaraigosa es un alcalde con carisma. Uno de esos políticos raros que no echan balones fuera. Invitado a dar la conferencia inaugural de la FIL -dedicada este año a la ciudad de Los Ángeles-, abordó sin complejos todas las cuestiones que separan, más que unen, a su país con el de sus abuelos. Ante la mirada del escritor mexicano Carlos Fuentes, Antonio Villaraigosa cargó contra los políticos norteamericanos que ven en sus vecinos del sur una amenaza más que una oportunidad. No deja de ser curioso ver a un alcalde -el de la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos- llamando a la rebelión: “No podemos permitir que doce millones de hombres y mujeres sigan bajo las sombras. No podemos aceptar un no como respuesta a una reforma migratoria razonable”.

¿Que qué tiene que ver esto con una feria del libro? Todo. Al menos con la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Porque la FIL es una feria distinta a todas las demás. Aquí los libros se disfrutan como en ningún sitio. Aquí, desde el primer minuto del primer día, el público llena todos los espacios y busca con verdadera pasión los últimos títulos, el encuentro fugaz con su autor preferido, ojalá una firma con dedicatoria. Aquí, por increíble que parezca, los escritores son vitoreados como futbolistas. Aquí, y no es exageración, se prefiere una metáfora de Rafael Cadenas a una finta de Cristiano Ronaldo. Aquí todo, hasta el alcalde que se tatuó el amor en su apellido, se mira desde el tamiz esperanzador -y protector- de la literatura. Todo. Hasta la difícil coyuntura que atraviesa México.

Sin ir más lejos, la novela que Carlos Fuentes presentó ayer, Adán en Edén, también convierte en literatura el presente que asfixia: “Me pasan informes de armas recuperadas en México. Un rifle en Acapulco después de un asalto a las oficinas del procurador con saldo de tres secretarias muertas. Dos rifles recuperados en carreteras federales (…). Saco las cuentas. Cinco armas recuperadas por las autoridades en México. Cinco. Miles de armas importadas por los carteles de la droga. Miles. Mansiones con puertas de metal, banderines de colores, ventanas tapiadas, pistoleros en las azoteas, jardineros armados”.

Desde ayer y hasta el domingo próximo, por los pasillos de la FIL los mexicanos se pueden encontrar al premio Nobel Orhan Pamuk, o a Carlos Fuentes, o a Mario Vargas Llosa, o a José Emilio Pacheco, o a Carlos Monsiváis, o a Élmer Mendoza, o a Rosa Montero presentando su novela Instrucciones para salvar el mundo, una novela que es una historia de supervivencia: “Un cuento tragicómico sobre esta vida angustiosa que tiene esa apariencia de Apocalipsis. Ojalá mi libro sea como esas bolsas que te dan en urgencias cuando vas con un ataque de angustia para que respires dentro”.

La FIL, que hoy entregará el primer Premio Internacional de Ensayo Isabel Polanco a Rafael Rojas por su obra Las repúblicas de aire, escuchó ayer las palabras de Rafael Cadenas. Con su voz cansada, el viejo poeta habló del devenir de la literatura desde la frontera de la nostalgia. Su discurso bien se podría haber titulado como aquel maravilloso libro del también poeta José Manuel Caballero Bonald Tiempo de guerras perdidas. Porque en algún momento, como si estuviera leyendo el último parte llegado desde el frente, se escuchó al poeta decir: “Pierde terreno la metáfora”.

GUADALAJARA DE LOS LIBROS

Carlos Fuentes dedica un ejemplar de su última novela, 'Adán en Edén', en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Tú entras en una sala abarrotada de la FIL (casi todas están abarrotadas, la verdad), y escuchas carcajadas y sabes que ahí está Carlos Monsiváis, acaso el ensayista más brillante de México, de América Latina y de la lengua española. Ayer presentaba su libro último libro Apocalipstick (Mondadori), pero también hablaba de Chavela Vargas, y aunque su libro va sobre el Apocalipsis que estamos viviendo, y Chavela Vargas es la cantante de la melancolía rasguñada, en ambas ocasiones Monsiváis desata el delirio del público hasta las carcajadas.

Fuera de micrófono, sin embargo, Monsiváis se toma muy en serio sus predicciones. Estamos mal, vamos a peor. Él pregunta por España, y cuando su interlocutor le narra cómo va este país atiende como si se hablara del suyo, o de su casa, para decir al fin, tan solo:

-Aquí, peor.

Tiene algo de lo que tuvo el lamentablemente desaparecido Manuel Vázquez Montalbán. Los materiales de Monsiváis (en este libro también) tienen que ver con la cultura pop, que le sirve de base para sus metáforas sobre el desastre. Así empieza su excursión por las catástrofes que son el aperitivo del Apocalipsis que anuncia: “Se informa a los habitantes del planeta Tierra: a consecuencia del cambio climático muy pronto se iniciará el conteo regresivo y la humanidad entrará en su fase terminal”. Pero hay una esperanza, dice con la coña marinera que lo caracteriza, y que en este caso justifica su título irónico: “Sin embargo, y por fortuna, en vísperas de la catástrofe les ofrecemos la gran oportunidad: el lipstick que hará que se enamoren del color como casi nunca lo hubieran visto, un color incendiario por sus pigmentos puros y con la sensación cremosa que deja su néctar de miel nutritivo”. “¿Qué más quieren?”, se pregunta Monsiváis. “Y todo esto a unas horas de que la humanidad se desvanezca. Acudan al fin de la especie con labios flamígeros, los propios del beso de la despedida”.

Tendríamos que aprender de los pingüinos, que ante las catástrofes que siempre les están acechando ponen en marcha la solidaridad que les impide desaparecer por completo. Lo contó Rosa Montero hablando de su novela Instrucciones para salvar el mundo. Ella dice que, obviamente, el título es tan irónico como el de Monsiváis: “Si alguien llega con instrucciones para salvar el mundo, hay que echar a correr hacia el otro lado”, dijo ante un auditorio que le escuchó decir, también, esta frase maravillosa de la abuela del escritor israelí Amos Oz: “Si no te quedan lágrimas para llorar, ríe”.

En todo caso, aprendamos de los pingüinos, dijo Rosa: cuando nacen, y aunque con el cerebro incapaz de otra cosa que de hacer lo posible por sobrevivir, se van turnando en círculos para darse calor y escapar del hielo que acabaría con ellos. Si ellos son capaces de juntarse para sobrevivir, ¿por qué no lo hacemos nosotros?

Rosa hablaba con muchachos de 22, 17 y 31 años, sus lectores; no la presentaba ningún preboste de la literatura, sino sus propios lectores, una chica que estudia el último curso del bachillerato, un joven abogado y un programador informático. Ella ideó hace años este formato, que ahora la Feria activa constantemente. Es lo contrario de esas presentaciones que parecen misas, y ésta que inventó para Guadalajara tiene el sello fresco y vital de Rosa Montero.

“Contra el Apocalipsis, el ejemplo de los pingüinos. Y contra el drama, el humor”, dijo Carlos Fuentes cuando introdujo ante un auditorio colmadísimo (mil personas es ya una entrada normal para una presentación como las suyas) su última novela, Adán en Edén. Dice Fuentes que a él le gusta la comedia con horror; y eso es lo que dice Monsiváis que estamos viviendo, un horror que parece una comedia, o viceversa. La novela de Fuentes fue leída, con humor, por dos actores; el autor se bajó al patio de butacas: quería saber cómo sonaba lo que ya escribió y está en el libro. Por la cara que le vi, la comedia y el horror despertaban en él las mismas muescas, de risa o de fastidio, que al resto de sus compañeros de asientos. Y es que estaban oyendo, en clave de risa o de drama, la crónica en la que se cuenta “cómo detener el remolino que arrastra este mundo a la cloaca…”, que es de lo que está escribiendo también Carlos Monsivais. Los pingüinos tienen la solución, pero nadie les pregunta. También tenía la solución la abuela de Amos Oz.

El 8% de la producción editorial española es libro digital

En 2008 se editaron 8.447 ejemplares electrónicos, frente a los 220 de 1994

El Ministerio de Cultura está elaborando un informe sobre el libro electrónico cuyos resultados dará a conocer el próximo 14 de enero. Un grupo de especialistas serán los responsables de emitir el resultado del trabajo que han estado realizando desde el mes de septiembre. El grupo, presidido por el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, está formado por representantes del sector público y privado relacionados con la industria del libro, las nuevas tecnologías, el fomento de la lectura, las bibliotecas o la investigación.

En España se han editado 8.447 libros electrónicos en 2008, frente a los 220 de 1994, lo que arroja una producción media de casi un libro a la hora, según los datos aportados por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. El documento que se está elaborando también planteará otras cuestiones como los proyectos y adaptación de la industria editorial, la utilización del libro electrónico en el campo de la enseñanza y de la investigación universitaria, los cambios en los canales de distribución y la incidencia de este nuevo formato en los hábitos de lectura de los españoles.

González-Sinde ha respondido, en la sesión de control del Congreso de hoy, a una pregunta del diputado socialista Ángel Víctor Torres Pérez sobre la evolución y futuro del libro digital. El libro electrónico representa ya el 8% de la producción editorial en España lo que demuestra que “tenemos una industria editorial sólida y potente”, en palabras de la responsable de Cultura, y que maneja “unas cifras de producción del libro digital comparables a los países de nuestro entorno”.

En las sesiones de trabajo del grupo presidido por Rogelio Blanco también se analizará el impacto y planteamientos de defensa de los derechos de autor y las políticas de la Administración General del Estado dirigidas a iniciativas de digitalización y comercialización del libro electrónico.

22º Encuentro de Escritoras

Son más de un centenar las escritoras de todo mundo y cerca de 30 lenguas diferentes las que se han “encontrado” a lo largo de los 22 años de vida del Encuentro de Escritoras de San Sebastián. Una cita que se ha convertido en “una referencia internacional” para poetas, ensayistas y novelistas, y que en esta edición augura un encuentro fértil por la calidad de las invitadas. La reconocida poeta húngara Anna T. Szabó abrirá esta tarde el foro, que continuará con la charla impartida por la escritora mexicana Gloria Gervitz.

Mañana tomarán el relevo Karmele Jaio, que acudirá con su nueva obra bajo el brazo, Musika Airean, y María Clelia Cardona, escritora italiana con una amplia obra literaria.

Destaca en estas cuatro autoras la pluralidad de países, ideologías y generaciones. No es casual. Estos encuentros buscan generar debate ricos, abrir un diálogo intergeneracional y favorecer la unión con el público” mediante “el clima de confianza” que proporciona la Cripta de la Biblioteca Central de la capital guipuzcoana. Así lo explicó ayer la coordinadora de esta cita desde su creación y Premio Euskadi de Literatura 2009, Luisa Etxenike, acompañada de Ainhoa Beola, concejal del Departamento de Igualdad del Ayuntamiento donostiarra.

Etxenike destacó que dos de las participantes -Anna T.Szabo y Karmele Jaio- son jóvenes y presentan, por lo tanto, “itinerarios centrados en el presente”, mientras que Gloria Gervitz y María Clelia Cardona pueden aportar una larga experiencia literaria.

Todas compartirán con el público la riqueza literaria de su obra y de sus respectivos países y se unirán a la larga lista de autoras que han participado en estos ya veteranos encuentros.

Rosa Regás, Josefina Aldecoa, Soledad Puértolas y Lourdes Oñederra son sólo algunas de las numerosas escritoras que han explicado su trayectoria creativa en los encuentros.

Leyendas y homenajes en la Feria del Libro de Miami

Alejandro Ríos y Carmen Posadas en la presentación de ¨La Cinta Roja¨.
Alejandro Ríos y Carmen Posadas en la presentación de ¨La Cinta Roja¨.

La Feria Internacional del Libro de Miami comenzó el domingo con vientos de arrabales, más bien aciclonados, que refrescaron la temperatura y dieron visos del otoño. Así y todo, Aida Levitán consiguió una gran congregación en la sesión de su libro La ciudad de la unidad posible (Ultramar), reuniendo también a la mayoría de los poetas del concurso-selección, que leyeron sus primicias. Imposible relatarlos todos, pero baste comprar el libro que ya anuncian grandes consorcios de publicaciones, y por un módico precio, para subrayar que sí, que la poesía es posible aún en esta cínica época.

La cónsul honoraria de Rumania Victoria London fue la benefactora de este proyecto. Dijo que le agradaba que su apoyo monetario viera los frutos multiplicados tan rápidamente, y que lo hizo para seguir la dinámica del dar y recibir que trasciende de “los siete principios espirituales” de Deepak Chopra. El discurso del famoso novelista español Carlos Rojas, su prologuista, fue de extremada lucidez y generosidad, comparando el destierro de Dante Alighieri con el de los desterrados de Miami –y pensaba yo que quisiéramos nosotros albergar un Dante en estas costas–, pero concluyó que algún progreso moral habría cuando los poetas de este exilio no profesan en sus versos el odio que plasmó Dante en su Infierno.

`RETRATOS ANTIFRANQUISTAS’

Carlos Rojas continuaría su laudatoria y a la vez irónica crítica de todo y de todos en la presentación de sus Retratos antifranquistas (Planeta) en segunda edición –la primera fue en 1977 casi a raíz de la muerte de Francisco Franco. Su libro es de capital importancia para los que nos criamos entre los exiliados de la Guerra Civil Española (1936-39), y para todos los curiosos, por su gran índice onomástico, aunque no incluyó a María Zambrano, de grata recordación para mí, pero no para los españoles, dijo, lamentando que José Ortega y Gasset tuviera tan pobres discípulos como ella; ni a Luis Recasens Siches, filósofo que se exilió en México y fue importante en los principios de la República Española, pero cuyas anécdotas contó en vivo. Habló más en esta sesión de Claudio Sánchez-Albornoz, cuyo debate con Américo Castro lo llevó a escribir España: un enigma histórico, y de Dionisio Ridruejo, quien cambió de su postura falangista contra Franco a democrática, también contra Franco, desde 1949 en adelante.

CARMEN POSADAS,

BIOGRAFA

Carmen Posadas contó cómo se gestó su libro sobre Teresa de Cabarrús, una biografía novelada, La cinta roja (Espasa), que fue plato fuerte de la Feria del Libro a las 7 p.m., frente a la competencia de la exitosa novelista Margaret Atwood para lectores de habla inglesa. La presentó la anchor de Noticias 23 Alina Mayo Azze, que fue relevada después por el escritor y portavoz del MDC Alejandro Ríos, quien años atrás dialogó con ella de un anterior libro sobre la Bella Otero. La razón de la fama de Teresa de Cabarrús en Francia fue que logró acabar con el terror francés cuando su amante Jean Lambert Taillin la salvó de la guillotina, liderando una revuelta que proclamó en un discurso contra Robespierre. Los muchos amores de esta mujer y su dimensión heroica se combinan en su biografía, aseveró Posadas, quien le dio tanta importancia a la gran historia como a la petite histoire, las cosas de todos los días, para lo que le sirvió de modelo la más ejemplar biografía en la literatura mundial la de James Boswell, Life of Samuel Johnson.

LEYENDAS MUSICALES

El cantante y actor Chamaco García fue homenajeado por Eloy Cepero en su serie Grandes leyendas musicales cubanas, un proyecto de historia musical en vivo, en su decimoséptima sesión del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos (ICCAS), de la Universidad de Miami. Chamaco fue el cantante de orquestas legendarias, como la de los Hermanos Castro, donde le decían “Chamaco”, por tener 15 años de edad; la Riverside, la Havana Cuban Boys, la del Cabaret Tropicana, y muchas otras. Nostalgia habanera, de Bobby Collazo, es la canción que prefiere, dijo García, quien contó muchas anécdotas, como la de la gira sudamericana que hizo con el show de Rodney de Tropicana, en la que el diseñador Pepito copiaba ropas exóticas para, de vuelta en La Habana, vestir sus shows de manera espectacular. Del exilio recordó la gira con Los fantásticos, en el papel de “El Gallo”, desde Nueva York a Centro y Sudamérica, y su participación en las zarzuelas como El cafetal, Las Leandras, Don Juan Tenorio y Cecilia Valdés, con Pro Arte Grateli.

Orlando González Esteva y su esposa Mara, del dúo Mara y Orlando, lo incluyeron en sus conciertos múltiples veces, y allí estaban para dar el testimonio de que más que cantante y actor es amigo y profesional generoso y cumplidor, un artista en toda la dimensión de la palabra.

olconnor@bellsouth.net

HOY EN LA FERIA

Beatriz Risk y Gustavo Geirola, teatro de Venezuela y Colombia, 6:30 p.m., Salón 3208/3209 (Edificio 3); y `Cita con Boris Izaguirre’, 7 p.m., Salón 2106 (Edificio 2) con novela sobre Cuba, `Y de repente fue ayer’ y la obra de Prometeo, Chéjov vs Chéjov. Miami Dade College, 300 NE 2 Ave., Miami, FL 33132

“Cómo domesticar a tus papás”

Pero no se asusten los que tienen hijos. Se trata un volumen breve sobre situaciones cotidianas en la vida de los niños, y en el que el humor es el ingrediente principal.

Emol

 

SANTIAGO.- Si un padre busca en una tienda un libro para su hijo, probablemente se preocupe, intrigue o espante cuando se encuentre con este título en la estantería infantil: “Cómo domesticar a tus papás”.

Puede parecer un instructivo con técnicas poco recomendables para que un niño logre hacer lo que se le antoje, para que se transforme en el verdadero chantajista de la familia, pero nada más lejos que eso.

“Como domesticar a tus papás”, que será presentado mañana domingo en la Feria del Libro (13:30 horas), reúne las historias de Lucas, un entrañable niño creado por el escritor chileno Mauricio Paredes, quien se pone en la piel de su personaje para relatar con una picardía y un humor permanente diversas situaciones que ocurren en el círculo del protagonista.

Así, Lucas describe a su familia, sus vecinos, sus profesores y las más diversas situaciones a las que se enfrenta en su corta vida. Los capítulos son temáticos, orientados a una situación particular, por más inverosímil que parezca. De este modo, Lucas introduce a su tío en un apartado que no tiene el nombre de éste, sino de algo que lo caracteriza: “Caca”.

Se trata de uno de los pasajes más hilarates, en que el personaje refleja las continuas disputas familiares con un tío que llega a vivir de allegado a la casa. Erasmo detesta el trabajo, tiene alma de niño y llegó a vivir con la familia de Lucas luego de que su tía abuela lo echara, cansada de mantenerlo y de que él derrochara su dinero. Erasmo disfruta con lo mismo que los niños, por eso hablar de sus idas al baño es para él un tema central, y se refiere sin vergüenza a sus resultados como “obras maestras”.

Un continuo párrafo tras párrafo que lleva inevitablemente a la risa, tanto como el capítulo llamado “Sexo”, en que Lucas debe desarrollar una tarea ayudado por sus padres, plasmando en ella lo que éstos le expliquen acerca de cómo los niños llegan al mundo. El pasaje refleja como pocos las diversas volteretas que se dan los adultos a la hora de hablar de sexualidad con los niños, así como las evidentes complicaciones que eso les genera.

Y aunque la diversión de la lectura será lo que más cautivará los niños, el libro -sin caer en un perfil moralista o aleccionante- también busca que éstos se comprendan en sus travesuras, y que asuman que la mejor estrategia para lograr lo que quieran de sus padres, es simplemente tenerlos felices y cotentos.

Expertos explican las nuevas temáticas del cuento

Lo real hechiza al cuento infantil

Atrás parecen haber quedado las historias de hadas y duendes o de personajes de dibujos animados comerciales. En la literatura infantil contemporánea colombiana la realidad más próxima es la que prevalece: dos hermanitos viven con su madre porque su padre los abandonó; una pareja afrocolombiana se enamora en un humilde caserío del Pacífico y un niño sordo se enfrenta con valor a la cotidianidad.

Del cómo está evolucionando el cuento infantil hablaron expertos a propósito del inicio del III Festival del Libro Infantil, organizado por la Cámara Colombiana del Libro, que contará con una rica programación, a nivel nacional, en librerías, bibliotecas y entidades promotoras de la lectura, hasta el próximo fin de semana.

Es una iniciativa que busca llamar la atención de los padres para que conviertan los libros infantiles y juveniles en un elemento de primer orden en la formación de sus hijos.

“Los padres no se preocupan por ir con los niños a las librerías y muy pocos van a las bibliotecas. Y lo más curioso es que cuando un adulto realmente ve el contenido de los libros para niños se enloquece de la felicidad”, comenta María Osorio, de Editorial Babel.

Conexión con la realidad

Como lo dice el popular grupo argentino Les Luthiers en su simpática parodia ‘La gallinita dijo eureka’, “a los chicos hay que decirles la verdad”. Y esa es, quizás, la principal razón que ha llevado a los escritores infantiles a abordar los temas cotidianos en sus escritos.

“En la literatura para niños se ha tomado conciencia de que justamente todos los temas son posibles. Creo que la literatura de ahora acompaña a estos niños inteligentes de hoy, hiperpreguntones, para los que no hay temas vedados”, explica la escritora Yolanda Reyes, de la librería especializada Espantapájaros.

En un análisis sobre el tema, que presentó el investigador Luis Bernardo Yepes Osorio en la edición más reciente de la revista de Fundalectura, “el humor, la discapacidad, la muerte, las angustias existenciales juveniles, el amor en sus distintas manifestaciones, el poder y la separación de los padres fueron tópicos predominantes en las obras”.

Para Mireya Fonseca, editora infantil de Panamericana, la clave está en la manera como se le cuente al niño la historia. “La trama debe tener un lenguaje fácil, comprensible, con construcciones gramaticales ágiles; que, complementado con la ilustración, le llegue de una manera amena al niño”.

El escritor cubano y especialista en literatura infantil y juvenil Sergio Andricaín complementa a Fonseca con otros ingredientes importantes: la investigación y la sinceridad.

“La cosa es cómo ayudar al niño a entender esas realidades tan difíciles, tan crudas sin caer en un discurso y en eso es muy importante la sinceridad. Se trata de que a través del camino de la literatura, que tiene recursos específicos, tú puedas ayudar al niño a crecer”, explica Andricaín.

Por su parte, Reyes destaca el papel que juega en todo esto la poesía, que en la infancia se encuentra en todas partes. “Para un niño entre los 0 y los 4 años, el mundo del lenguaje es un mundo sonoro en el que importa mucho menos el qué y mucho más el cómo. Y el primer texto de un niño es el texto poético. En esa medida los libros para los más chiquitos son libros llenos de sonoridades, son verdaderos poemas”.

¿CÓMO ACERCAR LOS NIÑOS A LA LECTURA?

Para la escritora Yolanda Reyes la mejor manera de acercar el niño a la lectura sigue siendo lo que ella denomina ‘el triángulo amoroso’. “Sentarlo en las piernas, abrazarlo y leerle un cuento. Es que la voz humana que te acompaña, cuando eres chiquito, es lo que te conecta a la lectura para siempre, yo creo. Y eso se hace leyendo con ellos una y otra vez la misma historia. A los niños les gusta leer porque saben que los adultos están ahí atrapados y saben que no se van a ir de su lado. Es la tiranía de tener encadenado al sujeto; a ese papá que apagó el celular y que dijo: ‘no me pasen llamadas’ porque estoy leyendo este cuento'”.


 

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Culmina feria del Libro en San Salvador

Cuba participa por primera vez en el FILCEN. Foto Diario Co Latino/Juan Carlos Villafranco
Cuba participa por primera vez en el FILCEN. Foto Diario Co Latino/Juan Carlos Villafranco

Christian Zárate
Juan Carlos Villafranco
Redacción Diario Co Latino

Con miradas de Fidel Castro y Ernesto Guevara de la Serna, conocido como “El Ché”, y rodeados de libros sobre la cultura cubana, recetas y de historias, como la de los misiles y los incontables atentados a muerte contra Fidel, se encuentra el stand de la Cámara Cubana del Libro.

El banderillazo de salida se dio el pasado 29 de septiembre para celebrar la XIII edición Feria Internacional del Libro de Centroamérica (FILCEN) que tiene lugar en el Pabellón Centroamericano del Centro de Convenciones (CIFCO), que finalizará el 6 de septiembre.

Un total de 90 expositores fueron los que representaron a más de 500 editoriales que están presentes en la XIII FILCEN y que por tercera ocasión celebran la feria en el país a través de la Cámara Salvadoreña del Libro.

La feria ofreció a sus visitantes actividades como conversatorios, presentaciones de libros, recitales poéticos, cuentos infantiles y mucho más.

Por primera vez, en El Salvador hay un stand de Cuba participando en la FILCEN, donde se exhiben fotos del Che Guevara, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos y se encuentran obras de Nicolás Guillén, José Martí y José María Heredia, entre otros.

Hay más de 300 títulos y 2 mil ejemplares de diversas temáticas como: Medio Ambiente, Historia de la Revolución, Literatura, Música, Cocina, Mitología cubana, además de libros virtuales para la redacción de series policiacas, entre otros. “Es la primera ocasión que nosotros participamos en la feria de libro y hemos observado el interés del público salvadoreño hacia la política, historia, arte de Cuba”, indica José Alberto Negrin, representante de Ediciones Cubanas.

Ignacio Viñas, representante de Sigmatel comentó que les “causaba dolor” no estar en la feria del libro de El Salvador. “Nosotros visitamos todas las ferias (libro) de América y esta era a la única que no habíamos podido venir por circunstancias ajenas a nuestra voluntad”, dijo.

“Yo estoy contento de que Cuba esté participando en la feria porque lo mejor que un país puede ofrecer a otro país son sus libros”, añadió Ángel Romero.

Para Indira Castro es interesante que Cuba este presente con sus libros y su cultura, porque en años anteriores esto había sido un tabú para los salvadoreños.

La feria culmina este próximo 6 de septiembre, así que aún se puede adquirir los libros a un precio más accesible.

« Older entries Newer entries »